08.01.15

Un viajecito

Posted in Uncategorized at 12:00 AM by Jose Manuel

Estaba en Monterrey de día y solo, eso nunca pasaba, cuando iba tenía una acompañante que me acompañaba [valga la redundancia] todo el día, hasta la noche para después irse a casa y yo me regresaba al hotel, en fin apenas estaba comenzando cuando un vago me dio mi sombrilla se había caído, él fácilmente se lo hubiera quedado, me miró y comentó que no había comido hoy, por lo que busque en mi mochila y encontré una hamburguesa de las que venden en los minisúper, es decir, envuelta en un plástico grueso, decidí darle la mitad mientras veía que cerca, otro vago había convencido a una señora de regalarle un hotdog pero éste sí era más fresco, el puesto que lo vendía estaba muy cerca, comí mi mitad de comida y cuando busqué algo de beber vi una tienda, pensé en tomarme la mitad y darle el resto al otro sujeto, esto lo había hecho antes pero con una pizza, en el metro y con un niño de la calle; Cuando entré me di cuenta que era más una tienda de regalos puesto que era una entrada de un teatro, entré a ver brevemente y estaba oyendo una crítica muy dura, me asomé más y me di cuenta que el discurso no estaba siendo emitido desde escenario sino desde las butacas, era un profesor que les estaba dando calificaciones a sus alumnos, quienes ya habían actuado y estaban atentos, por lo que deduje que el resto de los jóvenes sentados eran también estudiantes, el resultado: cuatro que pasaron con una nota baja y otro reprobado, todo terminó pero cuando nos estábamos retirando, los evaluados de repente prendieron unos monitores y comenzaron a hacer caras y agradecerles a sus familias el haber asistido a la vez que comentaron que no les importaba el mal trago en ese momento y que lo haría mucho mejor para salvar el curso o semestre, eso no lo entendí bien, me dio cierta alegría ver como lo tomaron y de la nada desperté… vaya, por lo regular casi no recuerdo lo que sueño [de hecho se dice que sólo se recuerda el 1%] y cuando me acuerdo son bastante extraños, desde luego que sé que una fantasía que genera nuestros cerebros son así, producimos de 5 a 7 por noche, pero por ejemplo, uno de los que más recuerdo fue en un patio de una prisión coreana abandonada, no recuerdo bien que hice pero si recuerdo el final, cuando le decía una chica que estaba con otra fémina -¿Nos volveremos a ver? –Ni siquiera recordaras que nos conocimos, a lo mucho tendrás una sensación de que olvidaste algo –Maldición, eso lo siento a diario, después de eso, efectivamente olvidé todo lo que había pasado previo a eso [incluyendo como se veía mi interlocutora y su amiga] pero la despedida no, y así me la he pasado, llegando a la conclusión de que la razón por la que descanso bien durmiendo pocas horas es que mis mal viajes le sientan bien a mi mente, ya después agregó más horas pero porque me gusta dormir, más que porque lo necesite, sin más el momento, sólo quería plasmar esto que no cabe en un ‘tuit’ y que no es fácilmente encontrado si lo meto a Facebook, o si se puede la verdad no sé cómo hacerlo y no quiero porque aquí se siente uno más libre, menos leído, pero más libre.